¿Quieres usar gafas y lentillas o no?

lentillas

Los que sois ciegos como yo, comprendéis la vagancia que supone ver poco y mal. El tener que vivir pegados a unas lentes o bien unas lentes de contacto. Lo odio. Odio que se me sequen los ojos o bien que de súbito comiencen a llorarme. O bien cuando duermo en la casa de una amiga y recuerdo que se me han olvidado las lentes o bien lo que es peor: el líquido de las lentillas. La primera cosa que hago solamente levantarme es buscar a oscuras mis lentes de ver, pues sino más bien no soy persona. Mas el día de hoy os traigo un truco para decirle adiós a las lentes y las lentillas.

¿SABES CUÁL ES EL TRUCO PARA NO UTILIZAR GAFAS NI LENTILLAS?

La semana pasada me invitaron a conocer una técnica que está revolucionando la visión. Como buena “ciega” allá me planté pues ya he valorado en muchas ocasiones el poder operarme, mas me daba temor que el láser tuviese consecuencias. En el Día Mundial de la visión, un reconocido oculista y un cronista de los informativos, nos charlaron de este método: el ICL.

¿Y QUÉ ES EL ICL?

ICL es la nueva generación en corrección de la visión. Se trata de una lente que se introduce en el ojo para corregir su visión. Las ICL ofrecen beneficios que las personas que tienen miopía, hipermetropía y astigmatismo. No hay una edad estipulada para someterse a un implante de lentes ICL mas acostumbra a estar indicado para adultos de entre veinticinco y cuarenta y cinco años (desde veinticinco años la graduación se estabiliza).

¿QUÉ BENEFICIOS TIENEN LAS ICL?

– Son unas lentes intraoculares fabricadas con un material muy avanzado tecnológicamente llamado Colámero, que las hace plenamente compatibles con el organismo.

– Las lentes ICL corrigen los inconvenientes de miopía, hipermetropía y/o astigmatismo.

– Se implantan en menos de 15 minutos por cada ojo y la restauración es casi inmediata. Al día después ya puedes hacer vida normal.

– Son reversibles (si cambia la graduación, se pueden substituir por otras).

– Respetan el tejido natural del ojo (conservan la córnea y no la alteran en contraste al láser).

– No ocasionan el llamado Síndrome del Ojo Seco, que si padecen alrededor del cuarenta por ciento de los pacientes operados con láser.

– La calidad de visión que se consigue tras un implante de Lentes ICL es muy elevada, superior a la proporcionada con láser.

***Y esto es todo cuanto aprendí, en las jornadas del Día Mundial de la visión. Lo cierto es que tras oír el testimonio de Daniel Gómez Portet, me propuse con seriedad hacerme esta operación. Ya antes el láser me daba temor por lo de que no es reversible mas la verdad, es que no conocía esta técnica y estoy conmovida. El coste del ICL varia conforme cada persona y las necesidades que tenga.

Si te has planteado alguna vez olvidarte de las lentes o bien las lentillas, echa una ojeada a la página web de las ICL.