Los niños no usan gafas de sol: Peligros

bebe-con-gafas

Los ojos de los pequeños son más sensibles que los de los adultos, no obstante el noventa y ocho por ciento de los pequeños no emplea monturas de sol de forma regular, conforme denuncian desde el Col.legi Oficial d’Òptics Optometristes de Catalunya.

“A menor edad, mayor es la vulnerabilidad de los ojos a la luz y a los rayos UV”, asevera el presidente del Col·legi Oficial d’Òptics Optometristes de Catalunya (COOOC), Alfons Bielsa, quien recuerda que los ojos de los pequeños no están totalmente desarrollados.

Recuerdan que la población cada vez es más siendo consciente de la relevancia de resguardar la piel de los más pequeños con fotoprotectores solares, mas no toman exactamente las mismas medidas con los ojos de los más pequeños. “Sus ojos, que son veinte veces más sensibles que la piel frente al sol, asimismo precisan una protección conveniente”, aseveran.

A lo largo de los doce primeros meses de vida, el cristalino de los bebés deja pasar hasta el noventa por ciento de la radiación UVA y el cincuenta por ciento del UVB. Sin la protección conveniente, estos rayos llegan de forma directa a la retina, la parte más frágil del ojo.

Entre los doce y trece años, estos porcentajes se ubican en el sesenta por ciento y el veinticinco por ciento , respectivamente. El ojo queda absolutamente desarrollado a los veinticinco años. Desde esta edad, el cristalino marcha a máximo rendimiento y reduce la cantidad de rayos ultravioletas que llegan a la retina. Sin la protección conveniente, “el ochenta por ciento de la radiación amontonada en la vista se genera ya antes de los dieciocho años”, agrega.

Los ópticos recuerdan que los efectos dañinos de los rayos UV sobre los ojos de los más pequeños pueden provocar conjuntivitis o bien queratitis -una inflamación de la córnea-, que se manifiestan en forma de picor, irritación y sensación de arena.

Asimismo pueden ocasionar nosologías oculares más graves, como perturbaciones agudas de la córnea, lesiones degenerantes y quemaduras agudas a la retina. Aun, pueden provocar Degeneración Macular Asociada a la Edad -primera causa de ceguera reversible- y cataratas.

BUSCAR EL CONSEJO DEL ÓPTICO

En el momento de adquirir las lentes de sol, aconsejan asistir a establecimientos sanitarios de óptica, en tanto que no son complementos de tendencia y adquirirlas en establecimientos no sanitarios -bazares, mercadillos y paradas itinerantes- puede producir graves problemas médicos visual.

“Nuestros ojos tienen una enorme capacidad de adaptación y ajuste. Por este motivo, el usuario no se da cuenta de los defectos de las lentes de establecimientos no sanitarios. Incluso de este modo, el sistema visual sí las advierte y debe efectuar un reajuste”, confirma Bielsa.

Si bien estas lentes acostumbran a llevar enganchadas las peculiaridades ópticas, el código CE y las instrucciones de mantenimiento, por norma general no cumplen niveles inmejorables de seguridad, muchas dilatan aún más la pupila, que en el caso de los pequeños y pequeñas ya por sí es más grande, y dejan pasar más cantidad de rayos UV.

diez RECOMENDACIONES CLAVE

La organización ha puesto en marcha una campaña con la Cruz Roja que tiene como propósito mentalizar la población sobre la relevancia de resguardar los ojos de las radiaciones solares, en especial entre los pequeños. En este sentido, las 2 entidades han distribuido un cartel divulgativo en los Centros de Atención Primaria (CAP), centros de salud, casales, casas de colonias, cobijes de juventud y campamentos juveniles.

Aconsejan la visita al óptico optometrista, resguardar los ojos a lo largo de todo el año, escoger unas monturas de plástico por su durabilidad, resistencia, comodidad y coste; dejar al pequeño o bien pequeña que escoja la montura que más le guste: se va a sentir más cómodo; descartar los vidrios demasiado oscuros; acrecentar la protección en las horas centrales del día con sombreros o bien viseras con visera; no fiarse de los días nublados; y intentar servir de ejemplo a los pequeños usando las lentes.