Lesiones oculares en niños

catarata
El trauma ocular produce un tercio de las cegueras en los niños, en proporción de 4 varones por una niña.
Las lesiones se pueden considerar en tres grupos: Lesiones contusas, laceraciones y abrasiones por cuerpos extraños.

LESIONES CONTUSAS.

Se producen equimosis y edema palpebral por trauma cerrado, la hemorragia se reabsorbe espontáneamente.

La hemorragia subconjuntival, se aprecia como una mancha roja en la conjuntiva bulbar, es indolora.

Si hay sangre en la cámara anterior del ojo (hifema) se observa como un nivel rojo entre la córnea y el iris, o con oscurecimiento difuso del humor acuoso. Suele ocurrir una segunda hemorragia tres a cinco días después del trauma.

Si el trauma es intenso puede existir fractura del piso de la órbita, cataratas traumáticas, dislocación del cristalino, desprendimientos de retina, etc.; la ruptura coroidea es causa de pérdida visual, las lesiones del segmento posterior del ojo son muy graves.

Complicaciones: glaucoma y tinción hemática de la córnea que pueden requerir cirugía.

Cuando el trauma es leve o moderado el tratamiento puede ser en la casa, el ojo debe permanecer en reposo, y ver televisión ayuda a reducir sus movimientos, mantener la cabeza elevada 30° a 45º para favorecer la sedimentación y la absorción de la sangre.

La mayoría de las lesiones contusas se resuelven favorablemente, se debe evaluar la agudeza visual y referir el paciente cuando esta se encuentre alterada.