¿Tu hijo sufre de dolores de cabeza?

dolor-de-cabeza
Una investigación estadounidense confirma que el cefalea se hace más usual en otoño, coincidiendo con la vuelta al cole. El trabajo, llevado a cabo por científicos del Nationwide Children’s Centro de salud de Columbus, Ohio, mantiene que continuar periodos prolongados delante de las pantallas es uno de los desencadenantes de este inconveniente.

La vuelta al cole es un cefalea para muchos pequeños, en el sentido textual de la palabra. Si bien es verdad que, de vez en cuando, los pequeños se quejan de esta molestia con la pretensión de recobrar las vacaciones y eludir las clases, las dolores de cabeza en la niñez jamás deben pasarse por alto.

Con el propósito de descubrir si hay un vínculo de unión entre los cefaleas en pequeños y adolescentes y la vuelta al cole, la neuróloga Ann Pakalnis, del Nationwide Children’s Centro de salud y su equipo, han revisado mil trescientos visitas a emergencias efectuadas entre dos mil diez a dos mil catorce en tal centro. Conforme sus conclusiones, cuando las visitas se reúnen por estaciones en el periodo otoñal se registra un incremento de cefaleas en pequeños de cinco a dieciocho años. Como declara la autora del estudio, maestra de clínica pediátrica y medicina neurológica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Ohio: “En el caso de los chicos, hemos visto muchos cefaleas en pequeños de 5 a 9 años. Estas molestias tienden a progresar en la adolescencia. En lo relativo a las chicas, de forma frecuente las jaquecas hacen su aparición en la pubescencia y, desafortunadamente, acostumbran a sostenerse en la edad adulta”.

Conforme con sus datos, los 2 géneros de cefaleas observados con más frecuencia por los médicos son las dolores de cabeza tensionales y las jaquecas. Las jaquecas son poco usuales en los pequeños mas, los que las sufren, experimentan un enorme dolor por su causa. Las jaquecas están normalmente asociadas con náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz, el sonido y el fragancia. Las dolores de cabeza tensionales, no obstante, se manifiestan como una presión cerca de la cabeza, que no impide a los pequeños proseguir con su día normal pese a la incomodidad.

¿Cuáles son las causas de este incremento del cefalea?

Conforme con el equipo de Pakalnis el incremento de los cefaleas del otoño puede atribuirse a una serie de factores:

Agobio académico
Nuevas rutinas
Actividades extraescolares
Falta de sueño
Peor nutrición (incluye saltarse comidas)
Mala hidratación
Exceso de cafeína
Falta de ejercicio
Tiempo prolongado delante de una pantalla
Estos resultados apoyan investigaciones anteriores de Pakalnis, confirmando que el modo de vida influye en la aparición de los cefaleas y jaquecas y, asimismo, que disminuir al mínimo el agobio puede asistir a reducir el dolor de las jaquecas y su frecuencia.

Conforme las conclusiones de Howard Jacobs, médico especialista en cefalea en Nationwide Children’s y maestro clínico asociado de pediatría en la Universidad Estatal de Ohio: “Si un móvil no se conecta apropiadamente, no carga y no marcha bien. De igual forma, si el cerebro no se conecta al suministro de energía, este no marcha bien y causa dolores de cabeza”.

¿De qué forma se puede prevenir el cefalea?

Jacobs mantiene que la mayor parte de los cefaleas se pueden prevenir haciendo 3 comidas al día, durmiendo lo bastante a lo largo de la noche (sin hacer siesta a lo largo del día), tomando suficientes líquidos, y tratando de suprimir tensiones al día en el pequeño. Los fármacos para el dolor como el paracetamol o bien el ibuprofeno son útiles, mas pueden empeorar las molestias si se toman de manera frecuente. Los progenitores deben trabajar con el médico de su hijo para asistirle a administrar y prevenir los cefaleas. “Un cefalea intenso y repentino o bien un cambio en la sensación que puede calificarse de “nueva” o bien “peor”, habría de ser evaluada. Si los cefaleas están interfiriendo con la rutina normal de un pequeño, es hora de estudiarlos y de instituir una terapia dirigida a devolver la normalidad a la vida del niño”, asevera el especialista.

Y en lo relativo a las pantallas… Ciertas molestias como cefalea y/o cuello o bien picor de ojos pueden deberse al Síndrome Visual Informático. Cuando aparecen, es recomendable:

Limitar el tiempo de exposición frente a una pantalla
Efectuar una revisión visual a fin de que un especialista determine la necesidad de poner lentes o bien mudar la graduación
Emplear lentes Crizal Prevencia Kids UV para resguardar sus ojos
Las lentes Crizal Prevencia Kids UV resguardan los ojos de tu hijo contra los rayos UV y, además de esto, impiden el paso del veinte por ciento de la luz azul-violeta dañina procedente de las pantallas. Son hasta doce veces más resistentes a rupturas que una lente estándar, lo que le deja jugar o bien practicar deporte sin temor a que se le rompan. Son casi invulnerables a los raspones, huellas, agua y polvo; proporcionándole la claridad de visión que se merece.