Evitar patologías oculares

cuidar-tus-ojos

Los días son más cortos, hace más frío, hay más nubes en el cielo y, poquito a poco, recobras tus rutinas cada día. El otoño es un instante ideal para cuidarse, para establecer un modo de vida sano. Desde Essilor, te planteamos incluir la salud visual entre los buenos hábitos de tu porvenir inmediato. Los próximos consejos te van a ayudar a conseguirlo:

1-Visita a tu óptico optometrista. Hacerse una revisión anual es singularmente esencial en ciertas etapas de la vida:

En la niñez y la adolescencia. La vista puede mudar mucho a lo largo del desarrollo. Recuerda que el treinta por ciento de los casos de descalabro escolar están relacionados con inconvenientes visuales.
Desde los cuarenta años. Con la llegada de la presbicia, comenzarás a apreciar contrariedades para enfocar los objetos próximos. No llevar la corrección conveniente aumenta el peligro de fatiga visual y cefaleas, espalda y cuello, entre otras muchas cosas.
Entre los cincuenta y los sesenta años. A esta edad comienzan a dar la cara ciertos inconvenientes visuales como ojo seco, glaucoma, retinopatía diabética, cataratas o bien degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Observa tu vista anualmente, especialmente si hay antecedentes de estos inconvenientes en tu familia: la prevención es clave para tener un buen pronóstico.
dos-Resguarda tus ojos de la luz azul. En otoño pasas pero tiempo dentro que fuera de casa y, como los días son más cortos, enciendes las luces temprano. La luz azul-violeta que desprenden las pantallas de los dispositivos electrónicos y las luces led es dañina para tus ojos, en tanto que acelera la muerte de las células de la retina. Las lentes Eyezen, de Essilor, tienen tecnología Light Scan que, aparte de filtrar la luz azul-violeta, dismuyen el deslumbramiento, mejoran el contraste y asisten a prevenir el envejecimiento precoz de los ojos. Cuentan, además de esto, con la tecnología Eyezen Focus, que reduce la fatiga visual digital y mejora la legibilidad de los caracteres pequeños.

Y además… Si pasas un buen tiempo delante de una pantalla, prosigue la regla del veinte-veinte 20: separa la mirada de la pantalla a lo largo de veinte segundos cada veinte minutos enfocando a una distancia de veinte pies (seis metros).
tres-Conserva tus ojos de los rayos UV. Los rayos UV dañinos del sol no desaparecen en otoño (¡Ni en invierno!). El noventa por ciento de los rayos UV puede atravesar las nubes poco espesas. Esta radiación aumenta en un cuatro por ciento por cada trescientos metros de incremento de la altitud. El sesenta por ciento de la radiación UV diaria se recibe entre las diez de la mañana y las dos de la tarde.

Asegúrate de resguardar apropiadamente tus ojos del sol otoñal: utiliza lentes Essilor con Y también-SPF-veinticinco en tus lentes de vista y lentes Essilor con Y también-SPF-cincuenta en tus lentes de sol. Si eres sensible a los cambios de luz, pregunta a tu óptico-optometrista por las lentes Transitions, capaces de acomodar su claridad/oscuridad a las distintas circunstancias de iluminación.
cuatro-Come más sano. Las frutas y las verduras son comestibles ricos en vitaminas C, Y también y A. Además de esto, tienen una alta concentración de antioxidantes, como la luteína y la zeaxantina, que contribuyen a la buena salud visual de la mancha, la parte central de la retina. Las frutas de temporada están en su instante inmejorable de consumo. Aprovecha el otoño para comer:

Kaki, chirimoya, granada, kiwi, limón, mandarina, mango, manzana, naranja, pera plátano y uva.
Acelga, apio, alcachofa, berenjena, calabaza, espinaca, zanahoria, tomate, puerro, pimiento, judía verde y guisantes.
cinco-Practica deporte de forma frecuente. El ejercicio físico, singularmente la aeróbica, mejora la circulación del flujo sanguíneo de todo tu organismo, estimulando asimismo la supresión de toxinas de los tejidos oculares y favoreciendo el funcionamiento de los ojos. Está probado que practicar ejercicio reduce el peligro de desarrollar cataratas y DMAE. Procura sacar tiempo para ir al gimnasio dos días en semana. Si tus obligaciones o bien horarios te lo impiden, trata de moverte más eludiendo coger el vehículo en los recorridos cortos, por servirnos de un ejemplo. Tus ojos te lo agradecerán.

seis-Deja de fumar. Seguro que sabes que fumar es malo para tus pulmones y que acrecienta el peligro de sufrir nosologías graves, como accidentes cardiovasculares. Mas ¿sabías que asimismo daña tus ojos? El humo hace a tus ojos más sensibles a irritaciones o bien conjuntivitis. Además de esto, los productos químicos del tabaco, que pasan al torrente sanguíneo por medio de los pulmones acrecientan las probabilidades de desarrollar cataratas y de sufrir DMAE.